fbpx

Tots per Pollença-El Pi rechaza un aumento excesivo de los impuestos municipales

Tots per Pollença-El Pi rechaza un aumento excesivo de los impuestos municipales

El grupo municipal TOTS-El Pi en el Ayuntamiento de Pollença rechaza la decisión unilateral y arbitraria del actual equipo de gobierno, liderado por el socialista Martí March, de aumentar los impuestos municipales por el año que viene (2024). “La justificación del Ayuntamiento es que solo tiene que afectar el 10% de los establecimientos de cada actividad económica. Esto es una medida totalmente injusta e injustificada que dañará muchas empresas del municipio”, asegura el portavoz Tomeu Cifre.

Según ha podido saber el grupo, el Ayuntamiento prevé aumentar el IBI (Impuestos sobre Bienes inmuebles) del 0’45% al 0’70% por una selección indiscriminada de comercios, portasses o almacenes; “una muestra clara de falta de empatía hacia los propietarios, empresarios y autónomos locales que ya han tenido que afrontar numerosos retos económicos”, dice la coalición. Por otro lado, a los establecimientos de ocio y de hotelería el incremento pasa del 0’40 al 0’75%.

Por otro lado, el equipo de gobierno también pretende aumentar el IBI de todos los propietarios que tienen fincas en suelo rústico hasta un 0’693% encima el valor catastral del inmueble, “un golpe adicional a los residentes y propietarios de fincas que ya pagan suficientes impuestos”, recuerda.

“Y esta subida de tasas se verá reflejada, según dicen, a la mejora de la residencia de la gente mayor de Pollença. Una tarea que tenía que hacer el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) gobernado por el PSOE a la anterior legislatura y que no hizo. Ahora intentan ocultar la ineficacia de los socialistas a la institución insular la legislatura anterior”, recuerda Cifre. “Si el IMAS hubiera cogido la titularidad de la residencia de Pollença así como aseguró que haría y hubiera invertido los dobleros cuando tocaba, ahora el Ayuntamiento tendria un millón de euros que podría destinar a otros hitos”.

Cifre explica que “esta operación, más la contratación de personal adicional, parece una maniobra para justificar un gasto innecesario en lugar de una inversión estratégica por Pollença. Además, refleja un mal uso de los recursos humanos de este ayuntamiento. Creemos que todo esto, sumado a la falta de transparencia en las licencias urbanísticas, las licitaciones de playas u ocupación de terrazas, plantea serias dudas sobre la gestión de nuestros recursos”, dice Cifre. “Ahora ponen más cargas fiscales a un colectivo, pero dentro de unos meses lo pueden hacer a todos”.

Compártelo

Utilizamos cookies, propias y de terceros, para optimizar su visita y mejorar nuestros servicios mediante la personalización de nuestros contenidos y analítica de navegación. Más información en nuestra Política de cookies.

Indique que cookies quiere aceptar